Sobre Griegos y Romanos


Impresiones, críticas y recensiones de novelas históricas, documentales y películas sobre las antiguas Grecia y Roma

Santiago Posteguillo, Los Asesinos del Emperador

Acabamos de leer la última novela de Santiago Posteguillo, Los Asesinos del Emperador, editada a comienzos del pasado mes de Septiembre por la editorial Planeta en su colección de Autores Españoles e Iberoamericanos.
La sinopsis de la contraportada y de la web de la editorial es esta: "18 de septiembre del año 96 d. C. Un plan perfecto. Un día diseñado para escribir la Historia, pero cuando todo sale mal la Historia ya no se escribe… se improvisa: una guerra civil, las fieras del Coliseo, la guardia pretoriana, traiciones, envenenamientos, delatores y poetas, combates en la arena, ejecuciones sumarísimas, el último discípulo de Cristo, el ascenso y caída de una dinastía imperial, locura y esperanza, la erupción de Vesubio, un puñado de gladiadores, la amistad inquebrantable, Marco Ulpio Trajano, el mito de las amazonas, una gladiadora, nueve emperadores, treinta y cinco años de la historia de Roma. 18 de septiembre del 96 d. C. Un grupo de gladiadores dispuestos a todo avanza por las alcantarillas de Roma. Nada ni nadie puede detenerlos. Ni siquiera la Historia.".
Nos encontramos ante otra novela histórica de gran calidad en la que, de nuevo, Posteguillo sabe plasmar todas las virtudes por las que su trilogía anterior sigue siendo un best-seller.
Sabe atraer a los lectores con combinación de historia y ficción (menos ficción de lo que se cree, tal y como el propio autor explica en la Nota Histórica al final de la novela.  La novela está perfectamente documentada en lo que se refiere a los personajes históricos y a los hechos.  
Como defensores de la buena novela histórica, mientras que la historia nos cuenta los hechos y sus personajes, la novela histórica pone en cierto modo alma, voz y palabras a dichos personajes.  Posteguillo sabe crear personajes: en unos casos desarrolla personalidades complejas como la de Domiciano en esta novela; en otros casos sigue el proceso vital desde la infancia hasta la muerte de personajes como Escipión en la trilogía anterior.  Quizás se le pueda achacar que estos personajes puedan ser un tanto planos o estereotipados (el malo es muy malo -Domiciano-, frente al bueno que es muy bueno -Trajano, Escipión-), pero el efecto, el comportamiento y la determinación de los personajes en las tramas y en las novelas siempre resulta positivo y airoso.
Entrando en la valoración de la novela, el hilo conductor de la misma es un hecho inaudito y revolucionario: el ascenso hasta el imperium de un emperador de origen hispano, Marco Ulpio Trajano; para ello, de la mano de su padre, seremos testigos de su vida desde la adolescencia hasta dicho momento a través de los distintos emperadores de los que fue coetáneo: veremos el final de Nerón, el turbulento año y medio de los cuatro emperadores (Galba, Otón, Vitelio y Vespasiano), la instauración de una nueva dinastía con dos grandes emperadores (Vespasiano y su efímero hijo Tito), el ascenso y caída de Domiciano y la transición caótica del viejo Nerva, que adoptó a Trajano. 
Asistimos, por tanto, a los turbulentos últimos decenios del primer siglo d. C., desde el 63 al 99, con un personaje central y cinco tramas: a pesar de lo que pueda parecer, a nuestro parece, paralelo al hilo conductor de la novela (el ascenso al imperium de Trajano), el personaje central no es Trajano, sino Domiciano y la trama central será su asesinato, como anuncia el título de la novela; para ello, veremos como la historia conduce a este punto desde la perspectiva de varios personajes, que crearán a su alrededor sus propias tramas: Partenio, el consejero de Vespasiano, Tito y Domiciano, que ideará la conjura contra Domiciano; Domicia Longina Augusta, esposa de Domiciano; Marcio, gladiador que participará en la conjura.  Junto a estos personajes tendremos a los pretorianos, brazos ejecutores de las barbaridades de Domiciano y ajusticiadores de los conjurados, en especial en el tramo final Norbano y Casperio.  Mientras todo esto transcurre, Trajano desarrollará su carrera militar en las distintas fronteras del imperio y se mantendrá fiel a los distintos emperadores y al margen de toda conjura.
Una de las maestrías narrativas de Posteguillo es el manejo de los tiempos, de un modo muy cinematográfico: la novela tiene una estructura cuasi-circular con un flashback, ya que se inicia en el año 96, en tiempos de Domiciano, en la escena de su asesinato para retrotraerse a tiempos de Nerón, año 63, y explicar por qué y cómo se ha llegado al asesinato de Domiciano, para continuar con sus consecuencias y el inicio de la estabilidad en el imperio con los primeros años de Trajano al mando, año 99.  Al mismo tiempo, el autor sabe combinar, simultanear y hacer avanzar las vidas de los personajes y sus motivaciones para el asesinato de Domiciano.  Así, la narración de la maldad connatural hasta la locura, los caprichos y la pervesión de Domiciano en todos los ámbitos (poder, sexo, dinero, etc.) discurre paralela a la degradación y destrucción de las mujeres que le rodean (Domicia, su esposa, Flavia Julia y Flavia Domitila , sus sobrinas), a la crueldad en el Anfiteatro Flavio plasmada en Marcio, obligado a matar a su amigo Atilio (se verá compensado con el amor de una gladiatrix y la lealtad de un cachorro) y a la eficacia de Trajano en las fronteras y en la administración.   De este modo, la novela, se va construyendo a base de escenas cortadas de las vidas de distintos personajes que se van simultaneando y avanzando hacia el fin.
Los Asesinos del Emperador muestran lo mejor de la trilogía de Escipión: combinación de personajes elevados e históricos con personajes triviales y secundarios como esclavos y gladiadores, buenos momentos de estrategia militar con cuidadas descripciones junto con escenas cotidianas y amorosas; la vida de palacio y de los mandatarios mezclada con lo mundano, como las cloacas, el barrio de la Subura; en suma, realidad y ficción para dar vida a lo conciso y concreto de la historia.
Sin duda, en el caso de Santiago Posteguillo nos encontramos ante uno de los mejores, si no el mejor, de los autores españoles de novela histórica ambientada en el mundo romano.
La lectura de Los Asesinos del Emperador parece anunciar -como así lo esperamos y, si no, invitamos a su autor a hacerlo- una nueva trilogía centrada en los dos primeros emperadores romanos de origen hispano, Trajano y Adriano.  Hay diversos indicios de ello: toda la novela conduce a un punto, el nombramiento de Trajano como emperador, pero el personaje central es el nefasto emperador Domiciano; si se quiere justificar la valía de Trajano no vale con dejar claro la pésima administración y los desvaríos de Domiciano y el período transitorio del emperador Nerva; se espera que en algún momento se nos diga por qué fue tan buen emperador Trajano.  Se nos ha dibujado muy bien su lealtad, su educación bajo los preceptos de su padre, su buena administración al mando de las legiones a lo largo y ancho del imperio, pero falta en realidad su imperium, por lo que avanzamos nuestra sospecha que eso será el argumento central de un segundo volumen de la trilogía.  Por otro lado, el que hacia la página 1050 aparezca por primera vez nombrado Adriano y que en las últimas 60 hojas del libro tenga un papel importante da qué pensar: aparece de la nada ya adulto (paradójicamente a lo largo del libro sí se habla del resto de la familia de Trajano y sus sobrinas, pero no de Ariano) y el que resulte un personaje activo en el momento en que Trajano es nombrado emperador hacer pensar que el tercer episodio de la trilogía será el nombramiento e incluso el imperium de Adriano.
Con todo, a modo de crítica constructiva, no podemos pasar por alto que "cualquier maestro echa un borrón" y hay una serie de detalles, peccata minuta en todo caso, que afean esta novela, que sería deseable que se corriegieran y cuya culpa deben recaer no sólo en el autor, sino también en los correctores que se espera que una editorial como Planeta tenga y en los editores en última instancia.  Vamos a enumerarlos:
En primer lugar, las malas pasadas del ordenador, de su corrector ortográfico y de la mecanografía mecánica: se escapan correcciones del tipo "sector" en lugar del término "secutor", "Armiño" en lugar del caudillo querusco "Arminio" y algún Monguntiacum en lugar de Moguntiacum.
Ya que acabamos de citar un topónimo, sería deseable que no se usen nombres modernos de ciudades mezclados con nombres antiguos, es decir, una coherencia, o todos con el nombre latino o con el nombre en castellano, pero no una mezcla: todos los nombres de ciudad citadas en la novela siguen la denominación latina (Sirmium, Singidunum, ...), excepto Pompeya (en latín Pompeii; incluso en el mapa interior es la única ciudad cuyo nombre no está en latín) y Jerusalén (en latín Hierosolyma); lo mismo ocurre con las provincias, que generalmente se citan en castellano, pero no es el caso, por ejemplo, de Moesia (en castellano, Mesia).
Alguno de estos errores se debe a un desconocimiento o una no aplicación deliberada de las normas de evolución fonética del latín al castellano -en los sustativos a partir del acusativo- por la que vemos que en ocasiones sí se siguen las normas y en otras no; así, en los antropónimos se producen también unos errores incómodos: si el diptongo latino -ae pasa a -e en castellano no se entiende por qué en un caso se dice Elio Adriano (en latín Aelius Hadrianus), pero aparece en algún caso Casperio Aeliano -y no Eliano- (en latín Casperius Aelianus).  El grupo consonántico -th pasa al castellano a -t y los nominativos latinos acabdos en -o pasan a -ón, de manera que el emperador Otho debería decirse Otón.  Un ejemplo más por no alargarnos: las consonantes geminadas de manera general se simplificaron en su paso al castellano, de manera que -tt pasa a -t y -cc pasa a -c, pero nos encontramos erróneamente a Attio Suburano (en latín Attius Suburanus) frente a un correcto Marco Coceyo Nerva (en latín Marcus Cocceius Nerva).
Además , resulta un tanto incoherente la mezcla de términos latinos en latín con términos latinos traducidos e incluso su explicación; al final del libro hay un extenso y buen glosario que permite entender los latinismos y términos culturales y de realia que aparecen en el texto, pero hemos detectado algún caso con contradicciones: al enumerar un cursus honorum se indican en latín los nombres de los cargos y magistraturas en latín, pero se intercalan algunos en castellano como "tribuno de la plebe" y lo que es peor, que mientras que a lo largo de la novela los términos latinos casi nunca se explican (para eso está el glosario), de repente en dicha enumeración los términos se explican o traducen entre acotaciones [].
Por último, junto a los textos en latín y en griego se dan la traducción de los mismos, a veces un tanto libres, tal y como se indica; sin embargo, en esa libertad a veces se atenta contra el significado del texto e incluso se introduce algún error grave: en la imprecación de Nerva a los dioses de la tríada Capitolina (Júpiter, Juno y Minerva ) el autor aporta el texto velitis, iubeatis, uti M. Ulpius Traianus ..., como texto de un ruego; no sabemos si no cayó en la cuenta que dicha expresión es una fórmula abreviada donde se ha elidido el verbo principal e incluso la conjunción (rogo vos ut, "os ruego que" seguida de verbo en subjuntivo); el error es doble, porque no se da cuenta de que hay dos verbos que aparecen en subjuntivo velitis y iubeatis (literalemente "os ruego que querías y ordenéis que" u "os ruego que queráis ordenar que") y considera que velitis procede de veles, velitis ("soldado auxiliar"), haciéndolo vocativo (aunque la forma en realidad sería genitivo), de manera que, aunque el sentido de la imprecación es claro y evidente, la traducción es errónea y confusa.
Sobre el autor, Santiago Posteguillo, ya hemos hablado en este blog a propósito de su trilogía sobre Publio Cornelio Escipión (Africanus, el hijo del cónsul, Las legiones malditas y La traición de Roma); no obstante, os pasamos la breve biografía que la editorial facilita en su web: "Santiago Posteguillo, profesor titular de lengua y literatura inglesa en la Universitat Jaume I y doctor europeo por la Universitat de València, estudió literatura creativa en Estados Unidos y lingüística, análisis del discurso y traducción en el Reino Unido. Publicó Africanus, el hijo del cónsul en 2006, Las legiones malditas en 2008 y La traición de Roma en 2009. Esta trilogía, aplaudida por centenares de miles de lectores en España y América Latina y en proceso de traducción a diferentes idiomas, ha sido merecedora de grandes elogios por parte de expertos y crítica. Reconocido como uno de los «Valencianos para el siglo XXI» por el periódico Las Provincias, Santiago Posteguillo ha sido finalista del Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza, ha sido premiado por la Semana de Novela Histórica de Cartagena y ha recibido los galardones Hislibris.com 2009 al mejor novelista histórico y a la mejor novela histórica. En 2010 Santiago Posteguillo recibió el prestigioso Premio a las Letras de la Generalitat Valenciana, que dicha institución concede una vez cada dos años".

I Concurso de Cultura Odisea 2011 en Aragón

I CONCVRSO DE CVLTURA CLÁSICA ODISEA 2011

La Sección de Aragón de la Sociedad Española de Estudios Clásicos (SEEC) y la Dirección General de Política Educativa del Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón convocan la primera edición del concurso ODISEA, en el que podrán participar todos los alumnos y alumnas que así lo deseen, pertenecientes a cualquiera de los Centros Oficiales de Enseñanza Secundaria de la Comunidad Autónoma de Aragón.
Tendrá lugar entre los días 31 de enero y 4 de febrero (primera fase), y los días 7-11 y 14-18 de febrero de 2010 (desempate local y fase final estatal respectivamente), según se detalla en el calendario adjunto.
En esta edición, en la que Aragón va a participar por primera vez, vamos a compartir concurso con las secciones de la SEEC de Galicia, Valencia-Castellón y Alicante.
Este certamen, aunque abierto a todos los alumnos y las alumnas de los Centros educativos de nuestra comunidad, está dirigido principalmente a los alumnos de Cultura Clásica, Latín y Griego, sin más pretensión que sacar la Cultura Clásica de las aulas, al menos por unos días.
Recordamos que la idea original de este concurso se la debemos a las profesoras Ángeles Burgos González y María F. Loira Santiago, de los departamentos de Griego y Latín del IES “David Buján” de Cambre, no siendo éste más que una versión "en línea" de su concurso.
La celebración del concurso coincidirá en las mismas fechas en todas las Secciones.
Las preguntas se ceñirán al currículo de cultura clásica, latín y griego que se imparte en los centros y, como se establece en las bases, cada día versarán sobre temas concretos.
Este año, como novedad, el concurso versará sobre la mujer en Grecia y Roma. Con este motivo la escritora Isabel Barceló, gran admiradora de la antigüedad grecorromana, escribió estas palabras para la presentación de la Odisea 2011:
"Es fundamental en nuestros días contemplar el pasado en su conjunto. Si dejamos fuera del campo de visión a las mujeres, nuestra percepción de las sociedades antiguas será parcial, distorsionada e injusta. Las mujeres han aportado a las sociedades de todos los tiempos tanto como los varones. Han transmitido la vida, han sido creadoras y transmisoras de cultura; han regalado cuidados y afectos, aspectos fundamentales para el desarrollo de la personalidad; han contribuido a la economía y al equilibrio social; han padecido los mismos males que todos los demás. En lo bueno y en lo malo, han sido actoras sociales.
Negarles el papel que históricamente han desempeñado no sólo es una injusticia, sino que tiene efectos en el presente: la falta de respeto general hacia las mujeres, las dificultades para que accedan a puestos de decisión y de relevancia profesional y social, la continua necesidad de justificar sus exigencias, son algunos de esos efectos. Merece la pena combatir todos esos prejuicios y perjuicios recuperando la memoria de las mujeres del pasado. Aprender a conocerlas, valorarlas, amarlas. Darles el reconocimiento que merecen, volverlas a la memoria y a la vida. Hacerles y hacernos justicia".
Nuestra nave ya ha recorrido innumerables aventuras en la navegación por el proceloso mar de los centros de toda la Comunidad Valenciana y Galicia y, una vez más, en esta cuarta singladura, ansiamos arribar a nuestra isla sanos y salvos, pero también más sabios. Dejemos a nuestros alumnos y alumnas que se enfrenten como modernos héroes a las pregunten y disfruten de la satisfacción de las respuestas encontradas con su esfuerzo, que lleguen sanos a Ítaca y culminen su travesía sin consultar al oráculo más que lo estrictamente necesario.


BASES
I. El concurso consistirá en responder a las preguntas que cada día se publiquen en la página web del concurso
II. Podrá participar el alumnado matriculado en los Centros Oficiales de enseñanza secundaria de Aragón durante el curso 2010/2011, formando equipos de tres miembros como máximo. Estos equipos deberán contar con un profesor o profesora responsable. Un mismo profesor podrá ser responsable de varios equipos.
III. La inscripción de los equipos se realizará entre los días 11 y 28 de enero de 2011, ambos inclusive, cumplimentando el formulario de inscripción directamente en la página web del concurso. Una vez enviado, cada equipo recibirá en el correo electrónico del profesor responsable una clave para poder concursar.
IV. Los tres primeros días (31 de enero, 1 y 2 de febrero) se publicarán tres “preguntas” que versarán sobre temas relacionados con la Cultura Clásica.
■ 1º día, las preguntas serán sobre la mujer en la mitología griega y romana.
■ 2º día, versarán sobre la mujer en la vida cotidiana en Grecia y Roma.
■ 3º día, serán sobre la mujer en la historia e instituciones grecolatinas.
V. El cuarto día (jueves 3 de febrero) se publicarán otras “preguntas-pistas” y un “preguntón”, de mayor dificultad que las preguntas ordinarias: la respuesta del “preguntón” vendrá dada por las iniciales de las respuestas correctas de estas “preguntas-pistas”, siguiendo el orden de publicación de las mismas. Estas preguntas tendrán como tema la mujer en la literatura grecolatina.
VI. Los equipos participantes tendrán que responder las preguntas cumplimentando directamente el formulario que se publicará en la web del concurso.
VII. Solamente en el caso excepcional de avería del sistema informático podrán ser admitidas las respuestas por correo electrónico a la siguiente dirección: mithridatesponticus@gmail.com siempre que conste en el mismo la clave, nombre del grupo y profesor responsable.
VIII. Por cada pregunta respondida correctamente se obtendrán 5 puntos y cada error supondrá un descuento de 1 punto. Si se acierta el “preguntón” se obtendrán 10 puntos y por cada respuesta acertada de las preguntas-pistas para alcanzar la solución se obtendrán 2 puntos más; por cada error se descontará 1 punto.
IX. No se pueden dejar preguntas sin responder (en blanco) tanto en las tandas de preguntas de los tres primeros días como en el preguntón, ya que al hacerlo se anulan todas las demás de la serie.
X. En las respuestas no se admitirán abreviaturas y se debe respetar la correcta ortografía de las palabras. Por ejemplo, Sócrates y no Socrates; cínico y no cinico.
XI. Las “preguntas, preguntas-pistas y preguntón” tendrán siempre que ser respondidas con una sola palabra, quedando automáticamente invalidadas las que consten de más de una palabra en su respuesta.
XII. Cuando se pida expresamente la respuesta en latín se deberá usar esta lengua y poner la palabra tal como se encuentra en el dicionario, en nominativo singular o en 1ª del singular si es un verbo, a no ser que se proporcione otra indicación.
XIII. Las transcripciones de palabras griegas deberán atenerse a las normas de transcripción al castellano. Cualquier transcripción a otras lenguas será considerado un error. Para la transcripción de palabras griegas en general y de los nombre propios griegos se pueden consultar los enlaces que se ofrecen en la sección de FAQ (preguntas frecuentes).
XIV. Existe en la página web una relación de preguntas y respuestas frecuentes relativas a la correcta participación en el concurso. No dudes en consultarlas, porque pueden ser de mucha ayuda y evitar errores innecesarios.
XV. Cada día se publicarán en la web las respuestas correctas a las preguntas o preguntón del día anterior y el orden de clasificación de los equipos.
XVI. El resultado provisional se publicará, si no hay empate, el viernes 4 de febrero de 2011, dejando este día para atender las reclamaciones, si las hubiere.
XVII. El resultado final de esta primera fase se publicará el lunes 7 de febrero. En caso de empate a puntos se procederá según lo establecido en los puntos siguientes.
XVIII. En caso de que solo un equipo obtenga la máxima puntuación, no habrá desempate. El resto de premios se ordenará en relación al tiempo empleado.
XIX. En caso de empate a puntos entre equipos que opten al primer premio se celebrará un desempate que consistirá en un nuevo preguntón que se publicará en la web en la tarde del miércoles 9 de febrero.
XX. Este desempate tendrá lugar en las dependencias de los centros designados por la organización, al menos uno por provincia, y será vigilado por un profesor de otro centro participante y/o un representante de la organización.
XXI. En el desempate las preguntas versarán sobre todos los temas de las anteriores fases del concurso.
XXII. En caso de nuevo empate a puntos en la disputa el primer premio será ganador el equipo que hubiera empleado menos tiempo en responder a este “preguntón” de desempate, y con este mismo criterio se adjudicarán los siguientes premios.
XXIII. El resultado provisional de este desempate se publicará el jueves 10 de febrero, quedando este día para atender las reclamaciones, si las hubiere.
XXIV. El resultado final del desempate, y por conseguiente, de la fase local del concurso, se publicará el viernes 11 de febrero.
XXV. Para participar en la fase Estatal las diferentes secciones deberán comunicar a SEECGALICIA los datos de los equipos ganadores de sus respectivas secciones antes del lunes 14 de febrero.
XXVI. Los equipos ganadores en sus respectivas Secciones competirán entre sí en una segunda fase estatal, con un preguntón que será publicado en la tarde del miércoles 16 de febrero en la página web del concurso.
XXVII. Este desempate tendrá lugar en las dependencias del centro ganador o, si no es posible, en un centro designado por la organización, y será vigilado por un profesor de otro centro participante y/o un responsable de la organización.
XXVIII. El resultado provisional se publicará el jueves 17 de febrero, quedando este día para atender las reclamaciones, si las hubiere.
XXIX. El resultado final de esta fase estatal se hará público el viernes 18 de febrero.
XXX. En la fase local el jurado estará compuesto por:
● José Antonio Beltrán Cebollada (Presidente de la Sección de Aragón de la Sociedad Española de Estudios Clásicos)
● Marisa Aguerri Martínez (Dirección General de Política Educativa del Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón)
● Roberto Lérida (coordinador del Concurso Odisea 2011 en Aragón)
XXXI. En la fase estatal el jurado estará compuesto por los miembros de las organizaciones participantes (dos representantes a determinar por cada sección).
XXXII. Se establecen los siguientes premios:
● Primer premio de 240 euros en material educativo para el primer equipo clasificado.
● Segundo premio de 120 euros en material educativo para el segundo equipo clasificado.
● Tercer premio de 60 euros en material educativo para el tercer equipo clasificado.
XXXIII. Se establece el siguiente premio en la fase estatal, aportado entre las secciones participantes:
1º Equipo clasificado: 500 euros.
XXXIV. La entrega de premios de la fase local tendrá lugar en el acto fin de curso que la Sección de Aragón SEEC organiza el día 21 de Junio.
XXXIV. En caso de cualquier reclamación o consulta estas se dirigirán al siguiente correo electrónico mithridatesponticus@gmail.com.
CALENDARIO
Del martes 11 al miércoles 28 de enero de 2011: inscripción de los equipos en la página del concurso
Lunes 31 de enero, martes 1, miércoles 2 de febrero: Las “preguntas” se publicarán en la web del concurso y deberán ser contestadas por los equipos inscritos en un plazo máximo de 24 horas, es decir, antes de las 9:00 h. del día siguiente.
Jueves 3 de febrero: El “preguntón” con sus “preguntas-pistas” será publicado a partir de las 9:00 h. y deberá ser contestado por los equipos inscritos en un plazo máximo de 24 horas, es decir, antes de las 9:00 h. del día siguiente.
Viernes 4 de febrero de 2011. Publicación del resultado provisional da primera fase local. Atención de reclamaciones.
Lunes 7 de febrero. Publicación del resultado final de esta primera fase local.
Miércoles 9 de febrero. Desempate entre equipos empatados a puntos con un nuevo preguntón que se publicará en la página del concurso a las 16:30 horas y tendrá que ser contestado antes de las 19:30 horas.
Jueves 10 de febrero, publicación del resultado provisional de este desempate. Atención de reclamaciones.
Viernes 11 de febrero, publicación del resultado final del desempate, y por consiguiente, de la fase local del concurso.
Lunes 14 de febrero, fecha límite para la comunicación a SEEC-Galicia de los ganadores de las diferentes secciones.
Miércoles 16 de febrero, competición entre los equipos ganadores de las diferentes Secciones mediante un preguntón que se publicará en la página del concurso a las 16:30 horas y tendrá que ser contestado antes de las 19:30 horas.
Jueves 17 de febrero, publicación del resultado provisional de la fase estatal. Atención de reclamaciones.
Viernes 18 de febrero. Publicación del resultado final de la fase estatal de la Odisea 2011.
Martes 21 de junio. VI Jornada de Estudios Clásicos en Aragón. Acto Fin de Curso organizado por la SEEC de Aragón en el Salón de Actos de la Biblioteca de Humanidades "María Moliner" de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza: entrega de premios a los ganadores del concurso en la Comunidad Autónoma de Aragón.

Rosemary Sutcliff, El Usurpador del Imperio

Acabamos de leer la entrega intermedia de la saga de los Aquila en Britania escrita por la afamada Rosemary Sutcliff en los años 50 del siglo pasado en su Inglaterra natal. Esta vez el título es El Usurpador del Imperio (The Silver Branch en su título original en inglés).
La primera entrega, El Águila de la Novena Legión, hablaba de la llegada de los romanos a Britania en el siglo I d. C. y la pérdida de dicha legión y el intento de uno de los hijos de sus legionarios, Aquila, por recuperar el orgullo y el honor de su padre y su legión, recuperando el águila del estandarte de la novena robado por los pictos
La tercera entrega, Aquila, el Último Romano, nos contaba cómo otro Áquila en el siglo V veía a los romanos abandonar la isla al mando del general Aecio y, en un último intento de mantener el espíritu romano, se unía a las huestes del caudillo romano-britano Ambrosius para hacer frente a los sajones y al traidor Vortigern.
La entrega intermedia, la que vamos a comentar ahora, El Usurpador del Imperio, está situada al final del siglo III d. C. y nos cuenta cómo dos miembros de la familia Áquila, dos primos lejanos, uno Tiberio Lucio Justiniano, Justino en la novela, cirujano subalterno en una legión en Britania, y Marcelo Flavio Áquila, centurión de una de las legiones del emperador Carausio (de origen celta y de nombre completo Marco Aurelio Mauseo Carausio) en Britania, descubren una intriga comandada por el segundo al mando, y encargado de las finanzas Alecto (de origen germano de la tribu menapia), para derrocar al emperador Carausio.  Carausio enviará a los dos primos al muro de Adriano en un aparente destierro por deslealtad, puesto que Alecto descubre que ambos sabían de su traición y tergiversa los hechos y las versiones para hacerles parecer culpables, pero al poco tiempo, tras enterarse del asesinato de Carausio, deciden desertar de la legión, sabedores de que el nuevo emperador, Alecto, los buscaría para matarlos y eliminar los testigos de su traición.
En su huida, llegarán a Portus Adurni donde un tal Paulino se dedica a mandar a la Galia a los perseguidos por Alecto para engrosar las filas del césar Constancio, a la espera de que este vuelva a recuperar Britania para Roma.  Las aventuras se desencadenan entonces, convirtiéndose ambos primos en los responsable del cuidado y envío de todos los sospechosos de Alecto.  Tras la muerte de Paulino, se encargan de tal tarea, pero al final serán descubiertos por los sajones que apoyaban a Alecto y en una rocambolesca aventura, Flavio y Justino encontrarán un águla de bronce sin alas, el Águila perdida de la Novena Legión que su antepasado Áquila había guardado en el hypocaustum de su casa y que, como leyenda, se contaba que había sido recuperda y escondida.
Ante la inminente llegada de dos contingentes, bajo el mando del césar Constancio  y su segundo Ascleiodoto, para enfrentarse a Alecto, Flavio y Justino agruparán a unos 80 hombres como fuerzas de apoyo, exploración y caballería, por su buen conocimiento de la zona y se presentarán bajo el estandarte de la legión perdida.  Su honrosa participación en la batalla y en el sitio y defensa de Calleva les llevará a volver al servicio oficial bajos las águilas, esta vez, al servicio de Constancio.
Como las otras dos entregas de la trilogía, Sutcliff demuestra el por qué de tantos premios como escritora de novela histórica y juvenil y el por qué se le consideró como uno de los 100 escritores más influyentes de la literatura inglesa del siglo XX.
Narración intrépida, con sensibilidad (la preocupación por la descripción de detalles que despiertan los sentidos, como los olores, colores, sonidos es sorprendente), evitando lo escabroso, sin recreación en lo sangriento, reconstrucción magistral del mundo romano-britano, humor, ..., son elementos que hacen de la autora y de su trilogía una pequeña delicia.
Como curiosidad, la razón de ser del título original, The Silver Branch ("La rama de plata"), hace referencia a que Carausio tenía un bufón en la novela, llamado Cullen, que tocaba un instrumento de plata en forma de rama de manzano con manzanas; cuando muere Carausio, Cullen buscará a Flavio y Justino durante dos años para entregarles una carta en la que el emperador reconocía que ambos tenían razón al acusar a Alecto y que los alejaba de la corte para que no murieran a manos del traidor; cuando Cullen los encuentra sigue llevando su rama de plata, donde guardaba la carta, y con ella a cuestas, pedirá ser el portaestandarte del águila perdida de la legión en la mini-legión de los 80 despojados.
No queremos extendernos más: lo aquí dicho es extensivo a El Águila de la Novena Legión y a Aquila, el Último Romano, y vice versa, lo allí dicho es aplicable a El Usurpador del Imperio; disfrutadlas.
La sinopsis en la web de Plataforma Editorial dice: "El Imperio vive momentos peligrosos con todas sus fronteras amenazadas por los pueblos bárbaros. También Britania está bajo el constante asedio de los sajones. Pero contra ellos se ha erigido la voluntad del autoproclamado emperador Carausio que se ha apropiado de la púrpura imperial y que desea la supervivencia de la Britania romana. A su servicio se encuentra el cirujano militar Justino y su primo, el centurión Flavio. Por casualidad descubren una conspiración contra el emperador, urdida por su hombre de confianza Alecto, pero se ven desterrados a un lejano puesto fronterizo. Allí se enteran del asesinato de Carausio y de la entronización de un nuevo emperador, el usurpador Alecto. Temiendo por sus vidas, deciden huir y se integran en una red clandestina de agentes al servicio de Roma, con la que prepararán la llegada de las legiones del césar Constancio y el derrocamiento del usurpador. Con la ayuda de desertores y perseguidos, levantarán una vez más el estandarte de las Águilas para que el Imperio siga vivo en Britania durante algunos siglos más.  
Segunda parte de la trilogía que ha vendido un millón de ejemplares y ha sido traducida a 15 idiomas. La autora se encuentra entre los 50 escritores británicos de la segunda mitad del siglo XX más importantes, según The Times. Kevin Macdonald, director de El último rey de Escocia, estrenará próximamente una película basada en la primera parte de esta trilogía".
Sobre la autora, Rosemary Sutcliff, podéis leer aquí una pequeña nota bibliográfica al hilo de las recensiones de la primera y de la tercera entregas de la saga de los Aquila en Britania.

Julio Murillo Llerda, El Agua y la Tierra

Nuestra última lectura ha sido El agua y la tierraMaratón, Termópilas, Salamina y Platea, de Julio Murillo Llerda.  Tomamos la lectura con cierta precaución, ya que su autor no es un especialista en el mundo clásico, pero el resultado hay que calificarlo de positivo.  Es una buena novela histórica, sin temor a equivocarnos, una novele histórica imprescindible para acercarse a este apasionante período del inicio del siglo V a. C.
La originalidad mayor de la obra reside en el punto de vista del narrador: Esquilo, cercano a su muerte, decide escribir sus memorias, vinculadas a la persona y a la amista de Temístocles.  Esquilo las escribirá para que, dado el rumbo final de los hechos, con el exilio de Temístocles a Persia y su consideración de "traidor", quede constancia de los hechos reales en los que participó Temístocles, a veces turbios y sangrientos, pero que en todo caso fueron conducentes a la salvación de Atenas y a su victoria en Salamina.
La vida cotidiana de Esquilo, expuesta en su oficio de escritor, en su vida familiar con sus padres y hermanos eupátridas de Eleusis, su amor hacia Eris y sus amistades y lealtades a los "maratonianos" y a Temístocles, se mezclan con la trama: envuelto en un crimen y acogiendo en su casa a Eris, una hermosa joven a cuyo padre y tío han asesinado, Esquilo pde ayuda a Temístocles, quien sospechando el origen del crimen, decide viajar a Delfos con Esquilo y Eris para resolverlo y, de paso, ante los negativos oráculos de la Pitia sobre el destino de Grecia ante la llegada de Jerjes, amañar y modificar los designios divinos.  El tragediógrafo y el político descubriran el saqueo de los tesoros délficos, así como los sobornos que los persas proporcionaban a los sacerdotes del oráculo.  No obstante, para poder acceder al amaño de los oráculos, Esquilo y Temístocles deberán recibir un oráculo de la Pitia en el que cada uno descubrirá su futuro, lo que marcará sus vidas: ambos tendrán que seguir las huellas marcadas por la predicción oracular.
A partir de ahí Temístocles trabajará para cumplir con la salvación de Grecia y Atenas, a pesar del desdichado final que le espera, mientras que Esquilo le ayudará en todo lo posible y, finalmente, se encargará de limpiar su nombre enviando a través de Píndaro sus memorias a Pericles para que las guarde en los archivos de Atenas junto con todas sus tragedias, al tiempo que limpiará su conciencia reconociendo el asesinato de algunos traidores atenienses, violando sus propios principios y convicciones, recurriendo a "la manera ática" de resolver los problemas.
En estas memorias, pues, se repasarán las Guerras Médicas completa y resumidamente, con gran claridad expositiva y amenidad.  La recreación histórica es muy buena y los datos de erudición que se insertan no parecen forzados ni alteran la narración ni la trama principal.  La narración resulta ágil, amena, humana y accesible, enganchando al lector sin defraudar en el desenlace.
Con esta excusa, Esquilo hará, como ya hemos dicho, un repaso histórico a todo el período de las Guerras Médicas, con críticas a los pareceres y a las decisiones de espartanos y de políticos conservadores como Milcíades, Arístides y Cimón, y expondrá las claves de los éxitos griegos en cada batalla.
Supone la novela una nueva perspectiva de Temístocles, en cierto modo semejante a la que en Salamina nos hacía Javier Negrete, aunque, mientras que Negrete escribe su novela ad maiorem gloriam Themistoclis, Murillo resulta más humano, puesto que utiliza el tamiz de la visión de Esquilo para dibujarnos a Temístocles.
La sinopsis en la web de la editorial Edhasa dice: "En el año 456 a.C., durante los preparativos del funeral de Esquilo, el poeta Píndaro encuentra las memorias escritas por el que fuera su amigo: un asombroso recuento del terrible choque entre el poderoso ejército de Jerjes y los Estados griegos rebeldes, un desesperado y desigual combate por la libertad y la democracia, pero también halla una sorprendente confesión acerca de los misteriosos crímenes del Oráculo de Delfos. El Agua y la Tierra narra, con escrupulosa fidelidad histórica y un magistral sentido del ritmo, la totalidad de la mayor guerra de la Antigüedad a través de la lúcida mirada de Esquilo.  Los que disfrutaron de la batalla de las Termópilas (inmortalizada en la obra de Frank Miller, que después la llevaría al cine Zack Snyder con el título Los 300), encontrarán en esta novela en antes y el después de esta historia". 
En el blog del autor podemos encontrar esta sucinta biografía-curriculum: "Julio Murillo Llerda es escritor, periodista, director creativo, diseñador y experto en comunicación. Colabora habitualmente en revistas y publicaciones impresas y electrónicas; trabaja como articulista freelance, tanto para editoriales –publicaciones mensuales– como para agencias de comunicación y publicidad, multinacionales, radio, productoras de series y programas de televisión. Su primera novela, Las Lágrimas de Karseb. Constantinopla 1453 (MR Novela histórica. 2005) resultó finalista en la V Edición del Premio de Novela Histórica Alfonso X El Sabio. El libro se ha traducido al griego, al portugués y al sistema braille (ONCE). Las Puertas del Paraíso. Los crímenes de la catedral de Florencia (MR Novela histórica. 2006) es su segunda incursión en el terreno de la novela histórica. En la actualidad ha completado El Agua y la Tierra. Memorias de Esquilo, héroe de Maratón y trabaja en un thriller de acción y en un volumen de cuentos y relatos breves.  Como articulista ha colaborado en infinidad de publicaciones: El País, Vibraciones, Ajoblanco, Playboy, Rock Especial, Rock De Luxe, Top News, Salir Salir, Área Visual, Más Allá de la Ciencia, El Cruzado Aragonés, Habita".  En este mismo blog podéis encontrar otra sinopsis de la novela El agua y la Tierra y más información acerca de la misma.

Simon Scarrow, El Águila abandona Britania

Nuestra última lectura ha sido la quinta entrega de la saga de Simon Scarrow sobre el optio/centurión Quinto Licinio Cato al servicio de las legiones romanas.  La quinta novela se titula en castellano El Águila abandona Britania (título original The Eagle's Pray, editada en 2004).
La novela sigue todos los parámetros de la serie: aventuras de Cato ante una nueva situación.  
La acción se sitúa en el momento de la batalla que se puede considerar el final de la resistencia de Carataco a los romanos y el principio de la dominación de estos sobre la isla.  La cohorte de Macro y la de Cato tienen que controlar el paso de los britanos por un vado para poder cercarlos y estrecharlos entre las tropas del legado Vespasiano y las del general Aulo Platio.  
Por error y negligencia del centurión al mando, un ex-guardia pretoriano llamado Maximio, los britanos pasarán el vado y, aunque se produce una matanza de unos treinta mil britanos, Carataco, su jefe, escapará con unos cinco mil soldados.  Las mentiras de Maximio tendrán como resultado la terrible diezma, es decir, que uno de cada diez soldados de la cohorte de Cato será elegido por sorteo para ser apaleado por sus compañeros hasta la muerte.  
Cato no es agraciado en el sorteo y estará en el grupo de la diezma.  Su amigo Macro le ayudará  a él y a los demás soldados diezmados a escapar por los pantanos, entre el ejército de Carataco y el romano.  Tras ir perdiendo efectivos, Cato es apresado por Carataco.
La única opción para lavar su honor e intentar reintegrarse en las filas romanas será capturar a Carataco o prevenir a los romanos del ataque del ejército britano.  Tras escaparse de Carataco, logrará avisar a las tropas de Maximio y a las de Vespasiano del iniminente ataque de Carataco.  Su aviso, su ayuda (seguida de un motín contra Maximio) y una misión de última hora le librarán de la diezma al apresar a Carataco.
No obstante, su deshonrosa actuación y la consideración de acabada para la conquista hará que Cato y su amigo Macro cumplan el título de la obra, abandonan Britania para una nueva entrega, la sexta.
Pocas cosas nuevas podemos decir de la novela, ya que mantiene todas las virtudes y todos los defectos de la saga: buen conocimiento del terreno, del mundo romano, del mundo militar y estratégico antiguo, etc.  Poco nuevo se aporta al personaje, ya que es la quinta entrega y los personajes, tanto históricos como ficticios están bien definidos; sólo Maximio y Fígulo, el optio celta de Cato son aportaciones nuevas, pero muy planas desde el punto de vista de la caracterización de los personajes.  Así pues, verosimilitud de la recreación histórica con inversimilitud de los hechos novelados.
Con todo, es una buena novela de entretenimiento y cumple las expectativas de los lectores fieles de Scarrow; para quien no haya disfrutado con ninguna de las entregas anteriores, ya puede olvidarse de eéta, pues no aporta nada nuevo, salvo una aventura más.
En la web de la editorial Edhasa podemos leer la sinopsis de la novela: "En lo que parece que va a ser el ataque definitivo contra las hordas de Carataco, la tercera cohorte debe desempeñar un papel de primer orden, cortando una posible retirada. Sin embargo, el fracaso en el cumplimiento de esta misión, la desbandada que éste provoca y las luchas internas en el seno de la propia cohorte va a desencadenar una situación crítica. En su búsqueda de una cabeza de turco, el nuevo centurión superior se fija en los centuriones Macro y Cato que tendrán que tomar una difícil decisión. Encadenando escenas sumamente divertidas, espléndidas recreaciones de batallas y una acertada reproducción de la vida en un campamento romano rodeado de bárbaros britanos, el author ha dado una de las mejores novelas de un ciclo que gana interés y emoción en cada nueva entrega.  La presencia y los avatares de los romanos en Britania es un aspecto de la historia poco tratado hasta la fecha en novelas históricas, y la obra de Scarrow cubre perfectamente esta carencia". 
Sobre Simon Scarrow en este blog, pincha aquí.

Guia de Roma: Tutta Roma Play

Aunque no estédirectamente relacionado con Aragón Romano, acabamos de recibir un interesante material turístico y didáctico sobre Roma.  Se trata de una guia de Roma (sin tilde por cuestiones informáticas) titulada Tutta Roma Play consistente en una serie de 92 audios en mp3 para poder llevarlos en tu propio reproductor (en total ocupan 1 gigabyte y 22 horas de narración)  acompañados de una guía visual impresa de unas 100 hojas en los que se hace un repaso a los principales monumentos de la capital italiana.  Lógicamente están los monumentos más representativos, muchos de ellos del período romano antiguo.  Es un complemento ideal para explicaciones de historia de Roma y de Arte en clase gracias a los audios y a la web.
Como material didáctico permite recorrer la ciudad en sus distintos estadios históricos, así como hacer un recorrido por la historia del arte a través de su arquitectura, museos, pinturas, esculturas, urbanismo, etc.  Además, la guía ofrece información de personajes, biografías, etc.
En su web http://www.audioguiaroma.com/ podéis ver una demo e informaros de cómo adquirirla y usarla.
Además, podéis visitar de los autores de dicha guía otra web muy interesante sobre la historia de la antigua Roma en esta dirección. http://www.historia-roma.com/.

Javier Negrete, Salamina

Acabamos de leer Salamina, la novela de Javier Negrete editada en 2008.
Sin duda, tenemos que reconocer que es una gran novela histórica, donde se combina magistralmente un conocimiento de las fuentes históricas con una creatividad del autor a la hora de molstrarnos los hechos de la vida cotidiana, los diálogos, la recreación de una época, dentro todo ello de una gran preocupación por no separarse de los datos reales y crear una atmósfera verosímil, allí donde la falta de datos deja margen a la imaginación y a la orginalidad.  El aprovechameniento de "los huecos de la historia", como dice el propio autor, le ha permitido crear una gran novela histórica sobre un hecho altamente conocido, pero con un resultado único sumamente atractivo para el lector.
Al mismo tiempo, resulta muy interesante y destacable el interés de Negrete por recrear no sólo el mundo griego del siglo V a. C., sino también el mundo persa.
La novela tiene como personaje central a Temístocles, un artero político y comerciante, más cercano al ideal de Ulises que al de Aquiles y los nobles Eupátridas defensores del ideal hoplítico.  La obra comienza con la batalla de Maratón como preludio necesario para la batalla de Salamina.  En ella, a pesar de todo su esfuerzo y planificación, Temístocles se ve privado de la gloria en beneficio de Arístides. 
A partir de aquí Temístocles usará todos los medios (sobornos, coacciones, cohechos, engaños, mentiras, demagogia, etc.) para llevar a Atenas a un final para su mayor gloria personal: eso será la batalla de Salamina.  Lealtades y traiciones, espías y dobles espías aparecerán a partir del momento en que Temístocles visitará Babilonia y conocerá en persona a Jerjes.
Junto a la historia y a los grandes personajes, Negrete sabe disponer en el entramado de su novela personajes de la vida cotidiana que serán el contrapunto de Temístocles, Jerjes, Mardonio, Arístides, Cimón, etc.  Así Apolonia, su amante, Sicino-Mitranes, su esclavo persa, Euforión, su "amigo" traidor, y la visión de otros personajes como Fidípides, el corredor de Maratón, dan humanidad a los grandes hechos descritos por la historia oficial, al tiempo que suponen una humanización de Temístocles y su entorno.
Así, en este mismo sentido, la presencia de dos personajes femeninos, uno ficiticio -Apolonia- y otro real, aunque será objeto de la inventiva y de la deformación de Negrete, -Artemisia- ofrecen una sensibilidad mayor a la novela, un mayor apego a la realidad y un alejamiento del idealismo de los líderes políticos y de la guerra.
Narrativamente, Negrete hace gala de una gran variedad de registros: a sus diálogos ágiles, directos, verosímiles, vibrantes, se añaden descripciones precisas, ni concisas ni innecesariamente extensas, con un gran conocimiento de estrategia militar, de la vida cotidiana, de geografía, de urbanismo, arte, religión, mitología, etc, pero todo ello sin dar las típicas y forzadas  "píldoras de erudición" que distorsionan la narración, deteniéndola y haciéndola menos natural.  Además, sabe cómo simultanear la narración desde varios puntos de vista a la vez (en concreto en la narración de la batalla final de Salamina) para retrasar el desenlace de la novela y manejar el tempo de la misma.
Sin lugar a duda, una novela imprescindible para todo aquel que quiera acercarse al mundo clásico en general y las Guerras Médicas en particular.
La sinopsis de la novela es la siguiente: "Siglo V a. C. La joven democracia ateniense se enfrenta a un terrible desafío. El gigantesco Imperio Persa pretende destruir Atenas y conquistar Grecia. En ese momento decisivo aparecerá un hombre, un genio, un visionario: Temístocles.  Él será el hilo conductor de esta deslumbrante novela que, cimentada en la historia, tiene el aliento de la tragedia y la fuerza de la épica. Desde la carga suicida de los atenienses en Maratón a la batalla de las Termópilas, pasando por la fabulosa ciudad de Babilonia, todos los hilos de la trama desembocan así en la jugada maestra de Temístocles: Salamina, la mayor batalla naval de la Antigüedad y el lugar donde se dirimió el futuro de nuestra civilización.  Javier Negrete recrea este momento irrepetible con un ritmo magistral y dota de vida a un elenco inolvidable de personajes, entre los que destaca Artemisia, reina de Halicarnaso, griega de nacimiento, aliada de los persas y cuyo corazón se convierte también en un campo de batalla inesperado". 
Sobre Javier Negrete, la web Planeta de los Libros nos ofrece esta pequeña biografía: "Javier Negrete nació en Madrid en 1964. Estudió Filología Clásica y desde 1991 trabaja como profesor de griego en el IES Gabriel y Galán de Plasencia. En 1992 publicó su primera novela, La luna quieta. Es autor de otras obras de ciencia ficción como La mirada de las furias (premio Ignotus a la mejor novela, 1998) y Estado crepuscular (premio Ignotus y Gigamesh al mejor relato, 1994). Ha cultivado también la literatura juvenil con Memoria de dragón y Los héroes de Kalanúm. Con Buscador de sombras ganó el Premio UPC de novela corta del año 2000 y ha recibido tres veces la mención especial del jurado de dicho premio. Por otro lado ha resultado finalista de los premios Edebé, El Barco de Vapor y La Sonrisa Vertical. En Minotauro publicó en 2003 La Espada de Fuego, merecedora del premio Ignotus a la mejor novela, y El espíritu del mago, en 2005. Ambas obras han tenido una entusiasta acogida de público y crítica. También ha aparecido en edición de bolsillo el ómnibus que contiene Buscador de sombras y La luna quieta. En 2006 ganó el Premio Minotauro con Señores del Olimpo. Tiene una hija de quince años llamada Lydia".
Si se busca un acercamiento al tema desde otro punto de vista, os sugerimos la lectura también amena e interesante de Barry STRAUSS, La batalla de Salamina. El mayor combate naval de la Antigüedad, Barcelona, Edhasa, 2006, 448 pp, cuya reseña en la revista Gerión os facilitamos pinchando en el corespondiente enlace.