Sobre Griegos y Romanos


Impresiones, críticas y recensiones de novelas históricas, documentales y películas sobre las antiguas Grecia y Roma

Gillian Bradshaw, Ciudadano del Imperio

Una de las figuras más importantes de las últimas décadas dentro del panorama de la novela histórica es Gillian Bradshaw, norteamericana nacida en Falls Church, pero afincada desde hace ya unos años en Gran Bretaña. Su maestría en el manejo y conocimiento de los hechos históricos y de las fuentes histórica y literarias de donde se obtiene la información y el contexto va acompañada de un profundo saber sobre las costumbres, usos, creecias, tecnología y sociedad greco-romana; además, en la creación de las tramas de sus personajes se muestra hábil, sabiendo mantener hasta el final la intriga de los hechos y el devenir de la narración.

Conocidas son obras suyas como El Faro de Alejandría, La púrpura imperial, El contador de Arena, El heredero de Cleopatra y Teodora, emperatriz de Bizancio.

La novela que vamos a comentar hoy es Ciudadano del Imperio (Render unto Caesar), editada en 2003 en inglés, y en 2006 en castellano en la colección Zeta Histórica (http://www.zetabolsillo.com/).

La sinopsis de la novela es la siguiente, según reza en la contraportada: "Hermógenes, un comerciante romano de Alejandría, se dirige a la capital del Imperio para cobrar una deuda familiar. El deudor es Tario Rufo, un rico e influyente cónsul romano que no sólo se negará a devolverle el dinero, sino que intentará asesinarlo. Hermógenes sobrevivirá gracias a la intervención desinteresada de una ex gladiadora de origen cántabro. El alejandrino, a pesar de las amenazas de Rufo y de su círculo de amistades, no cesará en el empeño de ver saldada la deuda que provocó la ruina de su familia. En tan quimérica misión, Hermógenes recorrerá las calles de Roma, conocerá a gente de todos los estratos sociales y lidiará con toda clase de dificultades en una ciudad en que las luchas por el poder están a la orden del día. Una visión de la discriminación que padecían los ciudadanos romanos de los confines más alejados del Imperio".
Al margen de lo entretenida de la narración y de las peripecias del personaje, para el lector que se introduce en el mundo clásico debe resultar muy interesante la descripción del ambiente de corrupción política en los albores del imperio en las altas capas de las magistraturas romanas; igualmente resulta valiosa la descripción de detalles de la vida cotidiana y de la sociedad romana de la época: la mezcla de razas en una Roma cosmopolita, la relación entre amos y esclavos, los bajos mundos de Roma en la Subura y otros barrios, la vida en las insulae, etc. El aprovechamiento didáctico de la novela es bastante alto. Quizás se pueda reprochar que, como en otras novelas de Bradshaw, hay un happy ending y una relación amorosa feliz que puede dar un toque "cursi" al relato. No obstante, a pesar de ello, la novela es altamente recomendable.

En http://www.lecturalia.com/autor/374/gillian-bradshaw podemos leer sobre la autora: "Escritora estadounidense nacida en Falls Church, Virginia, el 14 de mayo de 1956. Cursó estudios en la Universidad de Michigan, en donde obtuvo por dos veces premios por sus trabajos sobre la Grecia Clásica. Sus novelas se encuadran dentro de los géneros de la ficción histórica, la fantasía histórica, la ciencia ficción, la literatura juvenil e infantil y ficciones contemporáneas con gran componente científico. Sus novelas históricas no fantásticas están situadas tanto en la Antigüedad Clásica (Egipto y Grecia) como en períodos posteriores como el Imperio Bizantino o la Gran Bretaña romana. Las novelas de Bradshaw han sido publicadas, además de en inglés, en checo, danés, francés, alemán y español. Ha sido aclamada por la crítica debido a la gran verosimilitud tanto de sus obras históricas como de las que incorporan elementos científicos".
Podéis visitar la web de la autora en http://www.gbradshaw.net/.

Pedro Gálvez, Nerón: diario de un emperador

El primer volumen de la trilogía romana de Pedro Gálvez es Nerón: Diario de un Emperador, completado con las obras dedicadas a un triángulo de relaciones con su madre, en La emperatriz de Roma, y con su preceptor Séneca, en El maestro del Emperador.
La sinopsis de libro, según la editorial, es la siguiente: "·Nerón acaba de hacer matar a su madre Agripina. Entonces decide comenzar un diario que sea como una brújula en el piélago de su confusión mental. En dicho diario Nerón habla de su pasado ­su subida al trono, su matrimonio con la hija de Claudio, las turbias relaciones con su madre­ y también de su presente. En él se traslucen sus remordimientos de parricida; sus inclinaciones artísticas, a las que tuvo que renunciar para convertirse en el hombre más poderoso del imperio; su miedo a morir y a vivir. Y en su personalísimo retrato toma vida la Roma del siglo primero de nuestra era, en todo su esplendor y corrupción, su elevada cultura y sus excesos sexuales".
Literatiamente me parece inferior a La emperatriz de Roma; allí el dinamismo del diálogo, el avance de los acontecimientos y el desenlace están mejor trabados y resultan más atractivos para el lector. En Nerón: Diario de un Emperador, el autor se centra y se ceba en describir básicamente dos aspectos de Nerón: por un lado, la obsesión producia a raíz de asesinar a su propia madre, sus remordimientos de conciencia, su autojustificación, la excusa del poder como razón de estado y justificación de los medios; por otro, la afición de Nerón por el arte como una elección personal y su desprecio del imperio como una lección impuesta sin su consentimiento y consulta. Entre estos dos extremos, se deja entrever un personaje trastornado mentalmente, débil, incapaz de tomar sus decisiones, manejado por su madre, su preceptor y su mano derecha, Tigelino, a su voluntad sin que en realidad el propio Nerón opusiera demasiada resistencia, al tiempo que la adulación de los que le rodeaban le hicieron sentirse y creerse lo que probablemente no era y en su lógica de demente y de emperador, ante la falta de censura de sus amigos, sus familiares y allegados (si es que los tenía), creía que sus actos eran correctos.
Probablemente el mayor acierto del libro también sea una de sus rémoras, porque el retrato de Nerón, obsesivo, débil, demente, resulta un tanto irreal.
En general, el libro resulta un tanto cargante, distinto a la novela histórica más al uso y más tradicional. El Correo de Andalucía decía que "Pedro Gálvez tiene una visión de la Roma clásica que nada, por ahora, a contracorriente". Yo quizás quitaría el "por ahora".
Didácticamente, la novela creo que tiene poco rendimiento, al menos para alumnos de educación secundaria, ya no sólo por alguna descripción sexual explícita que quizá obligaría a dar más de una explicación a los padres de los alumnos, sobre todo si son menores de edad, sino porque resulta demasiado claustrofóbica y centrada en el personaje del desequilibrado Nerón, sin que se aporte demasiada información que pueda ser utilizada como recurso en lo relativo a historia, costumbres, etc. Además, creo que la figura de Nerón tampoco es de las más trascendentes e importantes de la historia romana, como para que merezca la lectura de un libro así para los alumnos citados.
Sobre Pedro Gálvez, autor de la trilogía romana, y otras obras de referente clásico, como Hipatia, ya os facilitamos información en una entrada previa.

Valerio Massimo Manfredi, Quimaira y otras novelas

Quizás uno de los autores más de moda en los últimos años en el campo de la novela histórica sea Valerio Massimo Manfredi.

Acabamos de leer uno de sus libros, Quimaira, de 2001 y editado en castellano por primera vez en el año 2003, y puede ser un buen momento para repasar la bilbiografía de este autor de moda de obras de un género tan en boga en los últimos tiempos.

Nosotros dividiríamos las obras literarias del autor italiano, al menos, en cuatro categorías.

La primera sería la novela histórica propiamente dicha, con gran rigor histórico en el estudio de los hechos reales, sus fuentes, su geografía, su contexto. Aquí hace gala de su sapiencia como profesor de Historia Antigua y creemos que es el campo donde Manfredi resulta mejor escritor y sus obras más atractivas. En este grupo deberíamos citar su trilogía sobre Alejandro Magno (Aléxandros: El hijo del sueño, Aléxandros: Las arenas de Amón y Aléxandros: El confín del mundo), El tirano, sobre la figura de Dionisio, tirano de Siracusa, o El ejército perdido, recreación de los hechos narrados por Jenofonte en su Anábasis.

Una segunda categoría sería novela de ficción histórica, es decir, novela con personajes reales o contexto histórico auténtico, pero que cuenta hechos no constatados en la realidad, sino a lo sumo meras hipótesis, por lo que supone una ficción, a modo de novelas de aventuras situadas en el mundo antiguo; dentro de este grupo incluiríamos Talos de Esparta, sobre un joven espartano disminuido físico, La última legión, sobre el último emperador de Roma, y El imperio de los dragones, sobre supuestos soldados romanos que llegaron a China y entraron en contacto con un mundo y una civilización nueva. En este grupo es donde, probablemente, Manfredi sea más creativo.

La tercera categoría estaría compuesa por novelas pseudo-históricas o novelas de ficción con trasfondo histórico antiguo; se tratan de entretenimientos donde Manfredi destapa y desarrolla la visión aventurera y romántica del arqueólogo moderno, a la sombra del Indiana Jones cinematográfico, con tintes detectivescos e inclusos de novelas de espías. En medio de sus trabajos de arqueología, los personajes se verán envueltos en misterios y se desarrollarán maldiciones etruscas, profecías griegas, conjuras y complots modernos. A este grupo, pertenecen El oráculo, La torre de la soledad, Quimaira, Paladión. No son de gran calidad literaria, pero son buenas para distraerse, como las novelas de piratas, de ciencia ficción, etc.

El último grupo lo constituye, por ahora, una sola obra, Akropolis, en la que nos muestra lo que para él son las claves de la importancia de Atenas en la Antigüedad y de su pervivencia hasta la actualidad; la obra estaría a mitad de camino (o en un cruce de caminos) entre el ensayo, la novela, los apuntes de clase...

Os animamos a que leáis y a que leáis a Manfredi. Que lo disfrutéis.

Sobre Manfredi, la editorial Debolsillo dice: "Valerio Mássimo Manfredi nació en Módena en 1944. Se considera, ante todo, un especialista en el mundo antiguo. Arqueólogo de formación, ha ejercido como profesor en diversas universidades italianas y de otros países, y ha participado en muchas excavaciones y en varias expediciones científicas, algunas de las cuales ha dirigido personalmente. Colaborador de la revista Panorama y del periódico Il Messagero, ha escrito numerosos artículos y diversos ensayos de divulgación histórica. En nuestro país es principalmente conocido por ser el autor de la trilogía sobra la figura histórica de Alejandro Magno, Alexandros, pero también ha escrito otras novelas, basadas siempre en mundo antiguo, entre las que cabe destacar La conjura de las reinas, Paladión, El faraón del desierto, Quimaira y La última legión".

Sobre Quimaira, su resumen cuenta lo siguiente: "Fabrizio Castellani, un joven y brillante arqueólogo, llega al museo de la ciudad toscana de Volterra para descifrar el secreto que esconde una famosa estatua etrusca. Esa misma noche, una inquietante llamada telefónica y el terrorífico aullido de una bestia interrumpen su estudio. Al día siguiente es descubierto el cadáver de un hombre que ha sido atacado salvajemente por un desconocido animal de dimensiones inauditas. Es el inicio de una serie de espantosas muertes que Castellani relaciona con un asesinato cometido en la antigüedad. Mientras tanto, se descubre una inscripción en bronce que contiene una maldición arrojada a raíz de ese crimen. Convertido en detective del pasado y del presente, Castellani deberá enfrentarse a esa misteriosa maldición que parece retornar de tiempos remotos. ".