Sobre Griegos y Romanos


Impresiones, críticas y recensiones de novelas históricas, documentales y películas sobre las antiguas Grecia y Roma

Edward Bazalgette: Aníbal, el peor enemigo de Roma

Un dicho inglés viene a decir que toda historia tiene dos bandos y miles de versiones. Este es el caso: en la lucha entre romanos y cartagineses los bandos están claros y las versiones que narran los hechos difieren por distintas razones: no tenemos fuentes cartaginesas que nos cuenten su punto de vista, por contra sí tenemos fuentes romanas que narran claramente los hechos, pero desde la perspectiva del vencedor, luego vienen las monografías de los estudiosos (algunas de ellas intentando dar la versión cartagnesa) y finalmente están las versiones libres de los artistas, con sus licencias, entre los que tendríamos que contar a novelistas (sobre todo de novela histórica) y directores de cine, centrándose ya en el bando romano o en el bando cartaginés o en los personajes centrales de los hechos, Aníbal y Escipión.


Ya que recientemente os comentábamos, una versión, la del libro de Santiago Posteguillo Africanus, el hijo del cónsul, hoy os vamos a hablar de otra, la de un documental con la misma temática: Aníbal, el peor enemigo de Roma, de Edward Bazalgette (en la foto de abajo), publicado por la BBC (British Broadcasting Corporation), editado en 2006.
La sinopsis de documental en la contraportada del dvd dice: "La vida de uno de los mayores estrategas de la historia llega de la mano de la BBC. Aníbal consiguió frenar el avance del Imperio romano llevando a sus tropas, a través de los Pirineos y los Alpes, ante las mismas puertas de Roma. Aníbal, el peor enemigo de Roma, combina imágenes por ordenador, dramatizaciones, dramatizaciones filmadas de manera tradicional y la investigación histórica más rigurosa y actual para narrar la historia del hombre que enseñó a Roma el significado de la palabra miedo. Más de 400 actores, incluyendo extras y especialistas, han participado en esta impresionante producción protagonizada por el actor Alexander Siddig, que da vida a Aníbal Barca, el general cartaginés admirado por Napoleón al que todavía hoy se considera uno de los genios tácticos más grandes de la historia militar".
El documental en sí pertenece a lo que se ha dado en llamar docudrama, es decir, un formato televisivo a mitad de camino entre una película y un documental. Tiene sus ventajas, ya que resulta más atractivo para un público más habituado al cine y a lo audiovisual, se eliminia la constante narración de los hechos (como ocurre en los documentales al uso), se evita también la sucesión de fotografías, mapas, gráficos etc. Sin embargo, no cuentan con los medios cinematográficos para los efectos especiales ni con el dinero de las grandes superproducciones (en este sentido, las licencias y errores de concepción y recreación históricas son menores, aunque también se escapan -baste con contemplar el senado cartaginés, muy greco-romano, o el propio senado romano sin las bancadas de piedra), por lo que no son un producto excesivamente atractivo.
El hecho de que se concentre toda la vida de Aníbal en 90 minutos, hace que sean breves todos los acercamientos a las diversas facetas del general: su relación con su padre y sus hermanos, su relación con su esposa, sus enemigos dentro del senado cartaginés (Hanón), las vicisitudes estratégicas, las diferentes batallas, etc. Del mismo modo también se tratan brevemente cuestiones del bando romano como las rencillas políticas dentro del senado (Fabio Máximo frente a los Escipiones, por ejemplo), el rápido ascenso de Escipión el Africano, etc.
Con todo, como documental cumple la función de enseñar con el deleite de que no sea un documental al uso con intervenciones doctas de sesudos expertos y complejos gráficos y recreaciones.
Como aperitivo, os facilito los 10 primeros minutos del documental, colgado en youtube:


Con todo, logra su objetivo, ya que nos cuenta la historia militar de Aníbal y sus enfrentamientos con Roma. El documental tiene el propósito de mostrarnos la valía militar de Aníbal, sus grandes dotes como estratega, sus victorias y sufrimientos, al tiempo que muestra el avance de la personalidad de Publio Cornelio Escipión el Africano hasta su enfrentamiento final en la batalla de Zama.


Santiago Posteguillo, Africanus, el hijo del cónsul


Probablemente, la novela histórica de temática romana de más éxito en lengua castellana en ala actualidad es la trilogía escrita por Santiago Posteguillo y dedicada a Publio Cornelio Escipión el Africano. En Febrero de 2008 se edita Las legiones malditas (actualmente por la 9ª edición) y en Octubre de 2008 Africanus, el hijo del cónsul (actualmente por la 6ª edición) . En Octubre de 2009 se va a publicar el libro que cierra la trilogía, La traición de Roma. Aunque sea la segunda en editarse, en orden cronológico e histórico, Africanus, el hijo del cónsul es la primera parte de la trilogía, ya que narra la infancia y juventud del político y militar romano hasta los 25 años, mientras que Las legiones malditas cuentan la historia a partir de que Escipión se hace cargo de estas legiones a la edad de 26 años.
Es posible que el hecho de que parte de las Guerras Púnicas, en especial la segunda, tuvieran como escenario Hispania ha atraído últimamente a varios autores de novela histórica sobre este tema; hace un tiempo ya comentamos en este mismo blog la novela de Emilio Tejera Puente Cartago: El imperio de los dioses, que narra la tercera Guerra Púnica. Ahora Santiago Posteguillo se centra en la segunda y en especial en la figura de Publio Cornelio Escipión, el Africanus, hijo del cónsul, famoso por sus victorias sobre los cartagineses.
Aunque la extensión de las novelas "puedan asustar" a los lectores, lo cierto es que la lectura de la primera entrega de la trilogía es fácil y amena. Quizás los que conozcamos el mundo antiguo podamos encontrar algunos pasajes un tanto lento o pesados y el desenlace por conocido no resulta sorpresivo (por ejemplo, un latinista sabe que Tito Macio es el praenomen y el nomen del comediógrafo Plauto), pero en su conjunto es una buena novela, muy didáctica y con un ritmo de la dramatización y de la acción mantenido casi constantemente.
Estructuralmente, la novela va jugando con saltos entre la actividad de los romanos y de los cartagineses,para ofrecer el punto de vista de ambos bandos, si bien es claro quién es el personaje central y cuál es el punto de vista del narrador, más posionado en la perspectiva romana que en la cartaginesa. En estas escenas coetáneas cuando no simultáneas, se nos ofrece la visión de la familia de los Escipiones en oposición a la postura de Quinto Fabio Máximo (secundado por Marco Porcio Catón), con lo que el autor pretende reflejar lo complicado de la política romana, los entresijos de la misma, las disputas de poder, las envidias, las clases, las magistraturas, etc.
Por otro lado, la vida de Tito Macio Plauto es un contrapunto entre la vida de los patricios romanos y los plebeyos, en muchas ocasiones no romanos, sino itálicos, pero, además, permite conocer el ambiente cultural de la Roma del siglo II a. C. y la disputa entre los partidarios de la cultura griega como símbolo del progreso (por ejemplo, la familia de los Escipiones), frente al mantenimiento de las tradiciones romanas como símbolo de lo auténtico y de la esencia romana (por ejemplo, Fabio Máximo y Catón).
El tercer contrapunto se ofrece entre la visión de la guerra desde el bando romano y desde el bando cartaginés, aunque el autor no se detiene en exceso en describirnos la personalidad de Aníbal ni la idiosincrasia de la política cartaginesa.
(En este sentido, la obra de Emilio Tejera Puente daba mucha importancia a los personajes anónimos de la historia, a la gente normal y a su vida cotidiana, cosa que en el caso de Posteguillo apenas se salva por la vida de Plauto).
En este orden narrativo, el hilo conductor es la figura de Publio Cornelio Escipión, primero, en su infanicia y juventud a la sombra de su padre el cónsul y de su tío, general y después procónsul, para avanzar en su figura con sus primeros escarceos militares, su amor y matrimonio con Emilia y sus primero éxitos militares.
Así, siempre he considerado que la novela histórica bien escrita hacía de carne y hueso a los personajes y grandes nombres de la historia de los que a menudo sólo sabemos qué hicieron y poco más. Con Africanus, el hijo del cónsul, él, los que le rodeaban y sus rivales parecen tener cara, voz, gestos y vida, dejando de ser sólo un nombre entre muchos otros en un manual de historia.
La novela se cierra con la victoria de Escipión hijo en Cartago Nova y con las espadas en todo lo alto en la guerra, ya que Aníbal se encuentra ya instalado desde hace un tiempo en el sur de la Península Itálica.
Esta novela, de diálogos ágiles, con narración viva, muestra el conocimiento del autor no sólo de la historia de la guerra, sino también de estrategia, geografía, vida cotidiana, política, etc., de la Roma del siglo II a. C.
Quizás, como pequeño borrón, diríamos que en su narración resulta en ocasiones previsible y cae en tópicos, pues los personajes son bastante planos y estáticos (en nuestra opinión, salvo Africanus y Plauto, lo demás personajes no evolucionan y apenas tienen margen de maniobra, pues, por ejemplo, Emilia y Sempronia son perfectas, Fabio Máximo en un malo muy pérfido y retorcido, Aníbal es un general muy astuto,etc.), es decir, actúan como se espera que actúen y son poco "humanos" y muy "personajes".
En la web de Editorial B, puedes consultar información sobre Africanus, El hijo del cónsul. La sinopsis de libro es la siguiente: "A finales del siglo III a. C., Roma se encontraba a punto de ser aniquiada por los ejércitos cartagineses al mando de uno de los mejores estrategas militares de todos los tiempos: Aníbal. Su alianza con Filipo V de Macedonia, que pretendía la aniquilación de Roma como Estado y el reparto del mundo conocido entre las potencias de Cartago y Macedonia, constituía una fuerza imparable que, de haber conseguido sus objetivos, habría determinado para siempre la historia de Occidente. Pero el azar y la fortuna intervinieron para que las cosas fueran de otro modo. Pocos años antes del estallido del más cruento conflicto bélico que se hubiera vivido en Roma, nació un niño llamado a realizar grandes proezas: Publio Cornelio Escipión, hijo del cónsul de Roma durante el primer año de la guerra y de quien tomó, entre otras cosas, el nombre. El joven oficial iniciaría un camino extraño y difícil, sorteando obstáculos y opositores, y buscando alianzas imposibles. Sus hazañas le valieron el sobrenombre de Africanus, en alusión a uno de los territorios que conquistó, con enorme valor, en el campo de batalla. Pero la admiración y la gloria le trajeron también la envidia".

En la web del autor, podemos encontrar información sobre sus obras y una pequeña biografía que resumimos: "Santiago Posteguillo, filólogo, lingüista, doctor europeo por la Universidad de Valencia, es en la actualidad profesor titular en la Universitat Jaume I de Castellón y director de la sede en dicha universidad del Instituto Interuniversitario de Lenguas Modernas Aplicadas de la Comunidad Valenciana. Santiago Posteguillo ha estudiado literatura creativa en Estados Unidos y lingüística y traducción en diversas universidades del Reino Unido. Autor de más de setenta publicaciones académicas que abarcan desde artículos de investigación a monografías y diccionarios especializados, en 2006 publicó su primera novela, Africanus, el hijo del cónsul (2006), primera parte de una trilogía que continúa con Las legiones malditas (2008). En la actualidad está trabajando ya sobre la tercera novela de esta trilogía.Santiago Posteguillo vive en Puçol, en la provincia de Valencia, a pocos kilómetros de la antigua fortaleza púnica y romana de Sagunto".

Peter Parsons, La ciudad del pez elefante

Una deuda casi sentimental nos ha llevado a leer este libro: nueve años de estudio sobre las Helénicas de Oxirrinco dejan huella y el nombre de esta ciudad del Egipto antiguo bien merece un libro como el publicado por Editorial Debate y cuyo autor es Peter Parsons: La Ciudad del Pez Elefante: La Vida de los Griegos en el Antiguo Egipto.
Oxirrinco, del griego antiguo Ὀξύρρυγχος, siginifica "de pico agudo", haciendo referencia a la característica anatómica de un pez del Nilo, considerado sagrado y que recibe este nombre y en su honor la ciudad. Hoy en día sus ruinas se localizan junto a la actual El-Bahnasa.
Si arqueológicamente la ciudad no es un gran yacimiento desde un punto de vista arquitectónico ni de relevancia en lo relativo al Egipto clásico, Oxirrinco es un yacimiento de primer orden, por no decir el más importante, en cuanto a la aparición de centenares de miles de restos de papiros, sobre todo en griego y en latín, desde el inicio de la época imperial romana hasta el final de la dominación romana e incluso bizantina en Egipto.
Baste un ejemplo: los dos grandes arqueólogos que excavaron sistemáticamente en Oxirrinco y descubrieron la mayor parte de los papiros, los británicos B. P. Grenfell y A. S. Hunt, trabajaron durante más de tres décadas en Oxirrinco, encontraron más de 500.000 papiros y todavía hoy no han sido catalogados, publicados y estudiados una gran parte de ellos. A ellos deberíamos sumar los encontrados allí en excavaciones posteriores como la italiana con Evaristo Breccia a la cabeza en los años 30 del siglo XX. Ahora la Societat Catalana d' Egiptologia trabaja en Oxirrinco.
No es exagerado decir que si Pompeya ofrece un escenario físico, real y tangible de la vida cotidiana de los romanos en el siglo I d. C., Oxirrinco ofrece todo el archivo escrito de esa vida cotidiana. Entre sus papiros se conservan textos literarios (se han recuperado obras, poemas y fragmentos desconocidos hasta entonces de autores conocidos como Safo y no tan conocidos como el autor de mis queridas Helénicas de Oxirrinco), textos oficiales y administrativos (como impuestos, organización de gremios, órdenes de actuación a subordinados en la administración política, militar y social de Oxirrinco y de Egipto), pero lo que más ha impresionado y destaca es el volumen de escritos privados (no es de extrañar porque en Egipto el papiro era accesible y barato), pero para el estudioso debió de ser estremecedor leer las cartas de un padre a sus hijos, de un hijo revoltoso a su padre (la famosa carta de Teón a su padre, Papiro de Oxirrinco II 119, en la foto), cuestiones de pleitos por herencias, encargos de materiales para que funcionaran los negocios, etc.
En este sentido, quien lea el libro se encontrará con una obra muy parecida a las de Robert Flaccelière, Jerôme Carcopino o Jacques Heurgon sobre la vida cotidiana de griegos, romanos y etruscos respectivamente. El libro de Parsons es un estudio ameno sobre la vida cotidiana en Egipto que cuenta con el aval de los miles de testimonios papirológicos consultados como prueba irrefutable de lo que cuenta.
Con 36 ilustraciones (algunas de ellas muy interesantes, como el "primer comic" de la historia), tras hablarnos de la historia de las excavaciones en Oxirrinco, sus vicisitudes y el trabajo que conlleva leer un papiro (desde que se desentierra hasta que se limpia, protege y descifra) y tras hacer un esbozo de la vida de los griegos (y no griegos) en el Egipto a partir del siglo I d. C, Parsons recorre todos los estamentos de la ciudad y todos los ámbitos de la vida: relación de los hombres con los dioses (incluido el Nilo) y los gobernantes, los mercados, familiares y amigos, poetas y eruditos, burocracia, religión y llegada del cristianismo. Es un estudio social también a través de la escritura, la letra, el contenido de los textos. Un libro para disfrutar de los pequeños detalles y de los textos que hacen comprender la vida cotidiana de la época.
Sinopsis de la editorial: "¿Cómo era la vida en la Antigüedad? La historia de un descubrimiento arqueológico sin par. Situado a 160 kilómetros al suroeste de El Cairo, Oxyrhynchus es uno de los hallazgos arqueológicos más importantes jamás encontrados. A través de una serie de pergaminos y papiros encontrados entre las ruinas, el reconocido egiptólogo de Oxford Peter Parsons reconstruye la vida social de una comunidad perdida en el pasado. El matrimonio, las formas de acceder a la propiedad, los objetos, la vida en el interior del hogar, y mucho más sobre la vida en esa ciudad, en un increíble relato que se lee como una auténtica novela de aventuras".
La sinopsis del libro es más amplia: "En 1897 dos arqueólogos ingleses comenzaron a excavar unos montículos cubiertos de arena a unos ciento cincuenta kilómetros de El Cairo. Cuando terminaron, diez años más tarde, habían reunido 500.000 fragmentos de papiro, que fueron enviados a Oxford para ser descifrados, tarea que prosigue en la actualidad. Además de textos cristianos de evangelios desconocidos y poemas griegos desaparecidos desde la caída de Roma, hay formularios de impuestos, peticiones, cartas privadas, acuerdos de venta, alquileres, herencias, listas de compra. Con estas piezas, Peter Parsons, eminente egiptólogo y catedrático de Oxford, compone un fascinante tapiz de todos los aspectos de la vida de una floreciente ciudad: Oxirrinco ("la Ciudad del Pez Elefante"), en un brazo secundario del Nilo. La total ausencia de lluvia en esta zona de Egipto favoreció la conservación de los papiros bajo la arena como en ningún otro lugar del Imperio romano. De este modo nos llegan las voces de barberos, apicultores y armadores, curtidores y carreteros, poetas y albañiles, tejedores y vinateros, con los grandes acontecimientos de la Antigüedad tardía como telón de fondo: el auge y la caída del Imperio romano y la aparición del cristianismo, así como la fundamental crecida anual del Nilo. El resultado es un retrato único y extraordinario de la vida diaria en el valle del Nilo entre la llegada de Alejandro Magno, y la conquista árabe, mil años después".
Sobre el autor, la editorial nos dice: "Peter Parsons, egiptólogo y especialista en la cultura helenística, es uno de los más importantes arqueólogos contemporáneos. Catedrático de la Universidad de Oxford, es un habitual profesor invitado en los mejores centros académicos del mundo y conferenciante. Durante los últimos veinte años ha trabajado en la excavación de Oxirrinco, que ha aportado datos de trascendencia mundial para el conocimiento de la Antigüedad. "