Sobre Griegos y Romanos


Impresiones, críticas y recensiones de novelas históricas, documentales y películas sobre las antiguas Grecia y Roma

Mary Renault, El cantante de Salmos

Poco es lo nuevo que se puede decir sobre Mary Renault, de la que ya hablamos en este blog a raíz de nuestra lectura de Alexias de Atenas.  Volvemos de nuevo a esta autora porque hemos leído un libro suyo ya hace tiempo descatalogado: El cantante de Salmos (título original en inglés The Praise Singer, editado en lengua inglesa en 1978, cinco años antes de la muerte de la autora).
La sinopsis de la contraportada del libro dice: "Basándose en los escasos documentos existentes, pero sobre todo en su imaginación, Mary Renaul reconstruye, en El cantante de salmos, la vidad del poeta griego Simónides de Ceos (556-468 a. C.).  Al mismo tiempo que un vivísimo cuadro de la Grecia de la época, esta novela nos ofrece una reflexión sobre la vocación artística y sobre los dilemas a los que se enfrenta todo creador, en una sociedad -aquella tanto como la nuestra- en la que el arte se pone demasiado a menudo al servicio de fines espúreos".
Con el tono literario de otras de sus obras, en esta novela Mary Renault se centra en la figura de Simónides de Ceos que escribe desde su vejez los aspectos más importantes de su vida y la influencia de la misma en su obra.
La novela se ordena en cuatro capítulos referidos a la geografía del poeta: primero, Sicilia, donde acabó retirándose y muriendo y desde donde, anciano ya, nos empieza a contar su vida; después, Ceos, donde nació y donde de pastor de ovejas, sometido a la férrea disciplina de un padre terrateniente apegado a los viejos valores de la tierra y las posesiones, pasará a estar al servicio de otro  poeta, Cleobis, que sacará de él las mejores composiciones con su docencia y cuidado; en tercer lugar, Samos, donde Simónides conocerá a personajes importantes de la época, como al tirano de la isla, Polícrates, y a poetas contemporáneos como Anacreonte de Teos; aquí vivirá el ambiente cultural de la Jonia Arcaica y se acabará de formar como poeta, dejando el lastre de Cleobis; por último, Atenas, donde entrará en el círculo artístico patrocinado por Pisístrato y después por sus hijos, Hiparco e Hipias, donde encontrará el esplendor como poeta, donde educará a un nuevo poeta, a Baquílides de Ceos, y donde será testigo de la muerte del tirano y del asesinato de su hijo Hiparco, para acabar su período ateniense y emprender el viaje a Atenas.
La maestría literaria de Mary Renault se deja entrever en un lenguaje lírico, a pesar de la prosa, rico en tonalidades, con una gran preocupación por desarrollar los sentidos del lector, con constantes referencias a los sonidos de los instrumentos, de la naturaleza, de los objetos, o a los colores.  La preocupación del poeta ante la creación y la consideración de esta como un don natural que necesita de un maestro, practicar la memoria, recopilar un corpus poético (en este sentido, es interesante ver la oposición de la tradición jonia de la recitación de memoria y la composición escrita en Baquílides). 
Al mismo tiempo, la recreación del mundo griego arcaico, sus tradiciones, sus ritos, su política y su vida cotidiana, así como la de personajes históricos, nos revelan el profundo conocimiento del mundo clásico que la autora poseía y del que hizo gala a través de sus obras.  La tiranía y sus consecuencias, así como el mundo cortesano y la dependencia de los poetas de las cortes para la realización de ritos religiosos (fiestas en honor a Apolo en Delos, Panateneas en Atenas o los Juegos Olímpicos e Ístmicos) están perfectamente retratados por la autora británica.
Sin duda, es una lectura imprescindible dentro de la novela histórica, aunque alejada de los cánones actuales, más espectaculares; es una novela histórica de recreación, donde a partir de unos pocos datos del personaje central y con un profundo conocimiento de la época, la autora se autorefleja en Simónides y crea un personaje a su propia medida, pero acorde con su época, su oficio y su obra.
Para más de Mary Renault en este blog, pincha aquí.

1 comentarios:

Laura dijo...

Muy buen blog, me viene de perlas porque siempre que veo una novela histórica tengo cierto "pánico" a encontrarme con una chufa... Me hago seguidora y te enlazo en mi blog, si no te importa ^^

¡Saludos!