Sobre Griegos y Romanos


Impresiones, críticas y recensiones de novelas históricas, documentales y películas sobre las antiguas Grecia y Roma

Teo Palacios, Hijos de Heracles

A principios de este año Edhasa publicó la novela histórica de Teo Palacios Hijos de Heracles.  El nacimiento de Esparta, dentro de su colección Narrativas Históricas.
La sinopsis de la obra en la web de la editorial dice: "Cuando el rey Teleclo es asesinado en el año 735 a.C., durante un festival en honor de Artemisa, se inicia una oleada de guerras devastadoras entre Mesenia y Esparta que se prolongaría durante casi ochenta años. Esparta inició entonces una etapa de esplendor social y cultural que la llevó a ser una de las ciudades más respetadas y temidas de su tiempo. Sin embargo, durante los reinados de Teopompo y de su hijo Anaxándridas, mientras entre los habitantes de la polis se suceden las rebeiones y la familia real se desmorona trágicamente, el pueglo espartano se transformará, pasando a estar dominado por la formación militar, la austeridad y la dureza, de tal modo que incluso en nuestros días sigue siendo un referente de una determinada forma de vida".
Tanto en la web del libro como en el Prefacio Teo Palacios nos informa de la realidad histórica de los hechos y de todos los problemas de interpretación sobre el origen del estado militarista espartano vinculado a Licurgo e incluso antes.  Para ello se basa, en lo histórico, claro está, en el magnífico libro de César Fornis, Esparta.
La novela de Palacios nos cuenta la historia de la familia Euripóntida en el momento anterior y posterior a la I Guerra Mesesia, donde Teopompo, rey junto a Polidoro, decide llevar a cabo un cambio político en Esparta de manera que se produzca un equilibrio de poderes entre Apella, Gerusía, Diarcas y Éforos; al mismo tiempo, Teopompo crea la agogé y los niños espartanos deberán ser cedidos al estado para su educación política y, sobre todo, militar.
La primera víctima de dicho sistema será Anaxándridas, hijo de Teopompo y considerado como un niño especial, al nacer bajo los auspicios de Ártemis.  Cuando en la agogé Anaxándridas no logra ser el jefe, su padre, defraudado, lo deja de lado y lo paga con su segundo hijo, Arquídamo, que será educado con la mayor crueldad para suplir las carencias de su hermano. 
Mientras los avatares de la guerra contra los mesenios se producen, la familia de Teopompo se deshace: los hermanos no se hablan apenas, el padre pega a la madre (de hecho, la matará accidentalmente al golpearla y caer sobre una mesa), la hija será violada por un esclavo y luego será asesinada; la relación de los hermanos tomará caminos opuestos: mientras que Arquídamo será el orgullo de su padre, el joven acabará renunciando a los ideales de Esparta y de su padre, hasta el punto de huir y pasarse al bando enemigo de los argivos; por su parte, Anaxándridas, tras madurar física y mentalmente, no sólo alcanzará el mando de su enomotia, llegará a reinar según gran parte de los ideales del padre que lo despreció, creando las "falanges" espartanas. Finalmente, a la muerte de Anaxándridas, el estado espartano estará configurado con el sistema político y militar que ha pasado a la historia y, casualidades de la vida, el nombre de su hijo y sucesor será el de su hermano odiado Arquídamo.
La novela ofrece una visión interesante al narrarse básicamente en tercera persona, aunque la parte de Arquídamo, hermano de Anaxándridas, es narrada en parte en primera persona.  No obstante, la narración en ocasiones es concisa, precipitada, rápida, al tiempo que en muchos momentos la introducción de datos históricos resulta forzada y erudita.
La recreación histórica de Palacios es verosímil y acorde con la época, aunque la trama familiar de Teopompo resulta muy forzada y estereotipada.
En suma, para saber sobre la fundación de la Esparta militar puede ser un buen entretenimiento, pero como novela no resulta fluida.
Teo Palacios recrea esta etapa de luchas y de la configuración de la identidad de Esparta como uno de los pueblos más singulares de la historia. 
Teo Palacios nació en la ciudad de Dos Hermanas, Sevilla, en 1970.  Con estudios de Marketing y diseño, ha desarrollado su labor profesional como jefe de sección, director y subdirector regional en varias empresas. Comienza a escribir a principios del año 2007 y rápidamente consigue llamar la atención de la prestigiosa agencia literaria Sandra Bruna, que lo representa desde entonces.  Como autor cultiva varios géneros, siendo uno de sus favoritos la novela histórica. Además, imparte cursos y talleres de creación literaria.  Para saber más del autor, entra en su web (pincha aquí).
En youtube podéis ver este vídeo-trailer de la novela histórica Hijos de Heracles.

1 comentarios:

Laura dijo...

Existe un problema cuando alguien que no está "metido" en la Historia de una manera más o menos profesional escribe una novela histórica y es que ocurre lo que tú mencionas al final del artículo: la narración de los hechos históricos es forzada, por lo general porque es difícil acoplarlos a la historia que se cuenta ya que no existe una gran familiaridad con esos datos.

No estoy diciendo que esto se aplique a todo el mundo pero sí es algo que he observado. Si yo escribo una novela sobre médicos, seguro que meto los datos sobre las enfermedades como si los estuviera copiando directamente de la enciclopedia.

Es por esta razón que antes de leer una novela histórica, me fijo en la trayectoria de quien la ha escrito.